Lo más recomendable, es realizar un estudio de mercado por medio de un consultor que realice una misión exploratoria para identificar los patrones de consumo y los valores del entorno que intervengan en el proceso de exportación. Sumado a esto se puede utilizar herramientas  web, como los ministerios de economía, la banca central, las Cámaras empresariales, etc. que usualmente manejan una data sobre las conductas de mercado.